TOP 10: Pudieron jugar con España


La Selección Española es para los elegidos. Solo aquellos con el talento y el trabajo suficientes entran en la lista de 23. Ni hablar ya de representarlo en una Eurocopa o un Mundial. Ahí no hay raza, etnia ni linaje que priorice los colores de defender la misma camiseta. Es en el césped, cuando el balón rueda, donde (casi) nadie mira el árbol genealógico o el pasaporte. Revista Libre Directo ® clasifica a los diez mejores futbolistas con ascendencia española.

1. Eric Cantona

El bad boy más idolatrado del fútbol inglés tiene raíces españolas. Su abuelo era de Martorell (Barcelona), republicano y exiliado a Francia durante la Guerra Civil. Eric declaró hace unos años que el Mundial 2010 «no lo ganó España, lo ganó Cataluña y el FC Barcelona». Y atrévete a rebatirle, que tira de patada acrobática. El pecho de aquel aficionado del Crystal Palace lo corroboraría.

Cuello alto en su camiseta, talento sobrado y carisma por las nubes: el ídolo de Manchester (EMPICS Sports)

2. Aubameyang

Velocidad y gol con triple pasaporte: Gabón, Francia y España. Hijo de un exfutbolista gabonés, su madre nació en el pequeño municipio de El Barraco, provincia de Ávila. Pronto se mudó a Francia, donde se forjó con el balón el tipo de la eterna sonrisa. Pierre-Emerick Ávilameyang.

Máximo goleador histórico de Gabón, pero de sangre abulense (Getty)

3. Mario Gómez

¿Si lees Mario Gómez García en un DNI? Jamás dirías que es alemán. La explicación la tienen sus abuelos, dos granadinos que buscaron una vida mejor emigrando. «Me siento medio español, medio alemán, pero en el fútbol voy con Alemania», dijo en 2007. La realidad es que la española nunca le llamó. El destino quiso que un año más tarde viera de cerca el gol de Torres en la final de la Eurocopa.

71 veces internacional y 31 goles de Gómez con la Die Mannschaft  (Reuters)

4. Hugo Lloris

El portero del Tottenham es otra de las contrariedades: capitán de su selección y con raíces en el país que es eterno rival en lo deportivo. Sus abuelos paternos eran catalanes. ¿Habría tenido sitio en la portería de La Roja? Qué más da. Él ya puede presumir de haber levantado una Copa del Mundo, como Iker.

Hugo Lloris, clave en el último mundial para los galos (AP)

5. Van der Vaart

Rafaé Van der Vá, que dirían los paisanos de sus abuelos en Chiclana de la Frontera. El centrocampista neerlandés les prometió que jugaría su última temporada en el Carranza. «El Cádiz CF será mi destino final», declaró tajante. Finalmente colgó las botas un poco lejos del sol gaditano… en el Esbjerg danés. Aunque el pasado abril disputó un partido con el Chiclana Industrial, de Primera Andaluza. Promesa cumplida a medias.

Van der Vaar, junto a su abuela, cuando fichó por el Betis en 2015 (Splash)

6. Yannick Carrasco

El ex del Atleti tiene lazos muy cercanos con España, a pesar de ser asiduo en las convocatorias con Bélgica. Su madre es andaluza y sus abuelos son de Sevilla y Córdoba. De ahí nace su buen español, hasta con acento. La sangre de Carrasco tiene un coló especiá.

Carrasco jugó el último mundial en Rusia (Getty)

7. Valbuena

Metro sesenta y ocho de talento regateador. El tamaño no importa cuando hablamos de Mathieu Valbuena, cuyo padre nació en Valladolid. Por motivos de trabajo se desplazó al país de La Marsellesa. Quizá hubiera tenido un hueco en la selección de los bajitos por excelencia.

Seis títulos con el Lyon y 52 internacionalidades de le petit Vèlo (Getty)

8. Ricardo Rodríguez

El lateral más hispano de la historia de Suiza. De madre chilena y padre gallego, su infancia en Zúrich lo ligó al cuarto país más rico del mundo. Afirmó en varias entrevistas que le hubiera gustado jugar con España y más aún con Chile, la otra Roja. Pero la selección helvética se adelantó. Aún así, Vigo sigue siendo su visita obligada en vacaciones, y el Celta su debilidad.

Rodríguez es una institución en su selección (Getty)

9. Kevin Mirallas

Belga en lo futbolístico, almeriense de corazón. Kevin Antonio Joel Gislain Mirallas y Castillo; su infinito nombre muestra esos dos últimos apellidos de sus abuelos, vecinos de Lúcar y Bayarque, dos pueblos que no llegan a sumar más de 1.100 habitantes. Cada partido suyo con Bélgica es un festín en los bares de su otra tierra. Donde siempre será Antonio Mirallas Castillo.

Kevin Mirallas tiene una legión de seguidores almerienses (Photonews)

10. Adam Lallana

El mejor jugador del año 2016 en Inglaterra -selección que defiende- es más español de lo que parece. En Madrid nació su abuelo, del Real Madrid es su ídolo (Zidane) y contra los blancos jugó la final de Champions de 2018 sustituyendo al lesionado Salah. Muchas conexiones con la capital. Aunque bien optó por jugar con los británicos. Como para buscarle hueco en la medular de La Roja.

Lallana, un inglés con vínculos madrileños (Reuters)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *