TOP 10: Migrantes a la Superliga china


China es el territorio de las grandes aspiraciones. Una de ellas es el desarrollo del fútbol en el país. El presidente, Xi Jinping, aprobó en 2015 un plan a largo plazo cuya meta es convertir a China en una gran fábrica de talentos. De ahí que la Superliga china incluya en sus normas el máximo de cuatro jugadores extranjeros por equipo (aunque solo tres pueden coincidir en el campo).

El gigante asiático ha vivido desde hace años una masiva inmigración de estrellas de Europa y Sudamérica, impulsados por las millonadas suculentas que les ofrecen por la estancia. HulkOscar, Lavezzi, Mascherano, Jackson Martínez, Carrasco, Paulinho… nombres de sobra conocidos. Algunos no tan en el recuerdo. Estos son los 10 que quedan más lejos en la memoria.

10. Ramires

Piedra angular del Chelsea en años triunfales. Ganó en 2012 la Champions y al año siguiente la Europa League. En 2016, el Jiangsu Suning pagó 33 millones por el brasileño. Suningtención fue tener mayor protagonismo… y mejor cuenta corriente.

Ramires, festejando un gol en su etapa en China (Getty)

 

9. Alexandre Pato

A lo que aspiraba y en lo que se quedó. Alexandre lo tenía todo para ser el gran ariete brasileño, pero como pato mareado acabó dando tumbos de un equipo a otro hasta vestir la del Tianjin Quanjian. Pagaron al Villarreal 18 millones, cuando meses antes les costó tres. En China aún no manejan el tema de regatear precios.

Pato, junto a Witsel, dos aventureros que coincidieron en la Superliga (AP)

 

8. Carlos Tévez

El ‘Apache’ es un ganador nato, un emblema en Argentina y un tipo que arriesga. En diciembre de 2016 dejó Boca Juniors para adentrarse en un país que le vino grande. A pesar de que el Shangai Shenhua lo convirtió en el mejor pagado del mundo (725.000 € a la semana), su aventura duró unos meses de sequía goleadora y aislamiento. Volvió a La Bombonera con los bolsillos a rebosar.

Carlitos nunca llegó a amoldarse a un país al que no era compatible (Getty)

 

7. Obi Mikel

El homólogo de Ramires, pues también tuvo su importancia en aquel poderoso Chelsea. Tras 10 temporadas y sin sitio con Conte, el nigeriano cambió la blue por la morada del Tianjin Teda. Dos años allí y vuelta al fútbol inglés. Recibió 8,5 millones netos al año. Con eso se queda.

John Obi Mikel: 31 partidos, 3 goles y la capitanía con el Tianjin Teda (Zimbio)

 

6. Robinho

A ritmo de samba y la diversión que lo llevó al siniestro futbolístico, el eterno talento frustrado Robinho aterrizó en China para poner precio a sus bicicletas. El Guangzhou Evergrande dirigido por Scolari lo reclutó seis meses en 2015. Jugó la friolera de 10 partidos y anotó tres chicharros, como tres fueron los millones que cobró en su efímero Erasmus.

En solo 10 partidos, Robinho consiguió covertir en oro cada balón que tocaba  (ZUMA Wire)

 

5. Lucas Barrios

El goleador paraguayo se despidió de Dortmund superado por las lesiones y un Lewandowski que le arrebató protagonismo. Buscó una nueva ruta en el fútbol chino, llegando en 2012 al Guangzhou Evergrande. Allí completó un año de altibajos aunque bien premiados: dos veces campeón de liga, una copa, 13 tantos. Y la propina de los 6,7 millones de sueldo para poner la guinda.

La fortuna del Guangzhou venía de muy atrás. En 2012, se hicieron con Lucas Barrios (AP)

4. Nicolas Anelka

De los primeros en cruzar el mapa de occidente a oriente. Nicolas, un trotamundos incansable, no quiso dejar pasar la oportunidad de conocer la Superliga cuando el Shangai Shenhua le ofreció 230.000 € semanales. Disputó 23 encuentros antes de marcharse a la Juve y ganar un Scudetto sin despeinarse. Aunque difícil esto último…

Anelka, en su enésima aventura como delantero. China fue su noveno equipo (Getty)

 

3. Seydou Keita

Terminada su etapa en el mejor Barça de los historia (con 14 títulos para su currículum), el centrocampista de Mali llegó libre al Dalian Aerbin en 2012. En la Ciudad Condal no llegó a un acuerdo contractual con el club y acabó en China por una decisión «obviamente económica». Se le agradece la sinceridad, al menos.

Keita, a sus 32 años y el bajón de sueldo que suponía quedarse en el Barça, decidió marcharse (Osports)

 

2. Didier Drogba

Cómo irse por la puerta grande. A lo Zidane después de ganar tres Champions seguidas. O a lo Drogba después de hacer campeón de Europa a su Chelsea con gol en la final y penalti decisivo en la tanda. Fue a parar al Shangai Shenhua, coincidiendo con Anelka, aunque no por mucho. Tuvo que salir rumbo al Galatasaray por problemas económicos del club. Los asiáticos también tienen deudas.

Ocho goles en 11 partidos. Su olfato tampoco lo perdió en China (Sky Sports)

1. Kanouté

Frédéric es ese emblema del sevillismo que decidió retirarse del fútbol bien lejos de Europa. El Beijing Guoan recibió en 2012 al maliense, que fue de los pioneros en jugar en la Superliga. Sin un sueldo tan desorbitado, acabó sus dos temporadas con 13 goles. Por cierto, en su último partido acabó expulsado. Un adiós agridulce. Espera, ¿no era eso un tipo de salsa china?

Kanouté se retiró en Beijing, a sus 35 años (Getty)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *