La surrealista historia de Ali Dia, la mayor estafa de la Premier


Allá por 1996 jugaba el Southampton los inicios de la Premier League. En aquella temporada no todo comenzó con buen pie. El conjunto inglés era muy irregular y una plaga de lesiones condenaron a los de Graeme Souness, entrenador de los Saints. Una cosa estaba clara: se necesitaban jugadores para suplir las bajas. Y el teléfono sonó. Graeme recibe una llamada que pasaría a la historia.

Al lado opuesto del teléfono habla George Weah, por entonces reciente balón de oro. El delantero liberiano es contundente con su propuesta. «Tiene que fichar a mi primo, Ali Dia». El mejor jugador del mundo estaba ofreciendo a un familiar suyo con el que había compartido vestuario en el PSG y que había sido internacional con Senegal. Nada podía salir mal.

Aceptamos, le dije que viniera y entrenara con nosotros una semana o así para ver qué tal lo hacía… Cuando alguien como él (Weah) te da una recomendación sueles sentarte y tomar nota” – Graeme Souness, entrenador del Southampton.

Dia pasó las pruebas y fue convocado para el siguiente partido ante el Leeds United, que se celebraba 24 horas después de su primer entrenamiento. La estrella del equipo e histórico goleador del club, Matt Le Tissier, reconoció para diversos medios que se sorprendió al verlo en el vestuario. «El chico no era muy bueno. La verdad que no sabíamos qué hacía ahí. Pensé que había ganado algún premio para estar en la charla del equipo».

Ali Dia en su debut con ‘The Saints’ (Daily Echo)

 

Con la prensa y los aficionados expectantes por ver jugar al mismísimo primo de George Weah, el destino y una serie de factores se alinearon para que sucediera. Minuto 32 de la primera parte. El bueno de Le Tissier sufrió una lesión y pidió el cambio. El entrenador no lo pensó dos veces y le dio la oportunidad al joven Dia. Era el momento de ver en acción al senegalés. Incluso el primer balón que tocó estuvo apunto de subir al marcador, de no ser por la gran parada del guardameta contrario. «Era veloz y muy atlético. Su primer toque de balón no fue nada malo» confiesa Nicky, aficionado presente en el estadio.

A partir de ahí, todo empezó a descubrirse como la anécdota que hoy contamos. Graham Hiley, periodista seguidor del Southampton, lo definió sin tapujos. «Solo verle jugar era vergonzoso. Seguía el juego como si fuese un pollo sin cabeza. Solo corría y perseguía todo». ‘Headless chicken’ (referido al jugador que corre por todas partes del campo sin saber posicionarse ni dar dos pases seguidos), la expresión inglesa que describe a la perfección los minutos de Ali Dia sobre el campo.

 

Las estadísticas de Ali Dia en aquel partido. 30% de acierto en pases en los 53 minutos que duró en el campo (Unibet)

 

Fueron 53 los minutos que aguantó Graeme Souness hasta quitarlo del campo. No se requería ser experto en fútbol para darse cuenta que aquel joven no tenía el nivel de sus compañeros. Las coberturas informativas al día siguiente tenían el mismo protagonista. ¿Quién era Ali Dia realmente, si ni siquiera tenía condiciones para controlar un balón? La ingeniosa afición de ‘Los Santos’ inventó hasta un cántico, que aún se recuerda con humor:

¡Ali Dia, It´s a liar, It’s a liar!

Al día siguiente, el senegalés informó al fisioterapeuta del club que sufría una lesión. Momento después, se marcha. Simplemente desaparece. «Ali desapareció, y nunca más le volvimos a ver. Dejó unas cuantas facturas del hotel sin pagar. Y desde ese día, sigo sin saber donde está», reconoce Matt Le Tissier en una entrevista.

Años más tarde se descubrió la verdad. George Weah aseguró no conocer de nada a este chico, negando que fuese primo suyo. Por tanto, la explicación solo puede tener un argumento: alguien se hizo pasar por Weah para ofrecerle el jugador al Southampton, aprovechando la necesidad del club en reforzar una plantilla con la enfermería repleta de lesionados. Tampoco jugó para el PSG y la selección senegalesa desmintió el supuesto debut con la absoluta. Todo fue una farsa, una estafa que coló. Simplemente un futbolista amateur que consiguió debutar en la Premier League. Una historia irrepetible, todavía hoy recordada con tono humorístico por las calles de esta ciudad sureña de Inglaterra.

 

Documental sobre Ali Dia: FIEBRE MALDINI

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *