La familia y el dinero, combinación tóxica para Adebayor


Dicen que el interés mueve montañas. Más aún si hablamos de dinero. Y eso lo sabe muy bien el protagonista de esta historia. Todos lo conocen por su corto paso por el Real Madrid en la campaña 2010/11, pero pocos saben del calvario que tuvo que pasar siendo futbolista profesional. Él es Emmanuel Adebayor, delantero togolés de 34 años que un día decidió desahogarse en las redes sociales y contar toda la verdad.

Su conmovedora historia la expresó sin filtros en su cuenta de Facebook, allá por 2015 cuando era atacante del Tottenham. En sus relatos describe todo el drama que ha tenido que pasar con su familia, que intentó aprovecharse de él desde el primer momento en que se convirtió en futbolista profesional. En sus inicios, cuando era jugador del Mónaco, comenzaron los problemas. Sus tres hermanos y su madre solo buscaban en él un beneficio económico. Hasta límites extremos, como el fuerte episodio con sus hermanos Peter y Kola.

Después de un entrenamiento, fue a casa a descansar. Al despertar, se dio cuenta de que tenía un cuchillo en la garganta. Eran dos de sus hermanos, que amenazaron al jugador exigiéndole dinero para montar un negocio de coches. Emmanuel respondió frío:

¿Esta es la única manera que existe para resolver las cosas? Si es así, matádme y coged el dinero

Adebayor expresó la tóxica relación entre hermanos. «Hice todo lo que estaba en mi mano por Peter, lo llevé a Metz y a Mónaco conmigo. ¿Qué hizo Kola por Peter? Nada, ni siquiera apareció en su funeral a pesar de que le mandé dinero para el viaje de vuelta». El menor de los Adebayor, Rotimi, llegó a robarle en su propia casa dos de las reliquias más preciadas del delantero: una camiseta firmada de Zidane y otra del fallecido Marc-Vivien Foé. Un auténtico caos familiar donde la unión no existió en ningún momento.

 

‘Manolito’, como lo apodaban en el Bernabéu, celebrando un gol junto a Cristiano    (SportYou)

De la depresión al suicidio

Emmanuel vivió esta situación durante años, pero decidió callarlo. Las presiones como futbolista añadidas a estos problemas familiares graves le pasaron factura mentalmente. Él mismo confirmó que se planteó suicidarse en más de una ocasión, pero su hermana lo persuadió para seguir adelante. «Me lo he guardado años y años, pero me dieron ganas de suicidarme en varias ocasiones. Me siento aliviado de confesarlo».

Ahora, ‘Manolito’ disfruta de su nueva vida rodeado de sus hijos y jugando en la liga turca para el Istanbul Baçakçsehir en la que será su tercera temporada en el club. Decidió contarlo para concienciar de que estas cosas pasan a muchos jugadores. De momento, su relación con la familia es casi nula.

Me llaman de vez en cuando, pero no para preguntar cómo estoy, sino para exigir dinero. Por eso a veces me cambio el número de teléfono, para que no puedan contactar conmigo

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *