El rumor en las portadas: los fichajes que nunca se dieron


¿Qué sería del periodismo deportivo sin entender la importancia que tiene la rumorología como modo de subsistir? Llegan los meses de verano, las competiciones escasean y la información es insuficiente para cubrir un periódico. Entonces, el periodista recurre a la especulación, al falso don de adivino, y comienza un proceso de desinformación durante semanas en las que no dejan de aparecer rumores sobre fichajes, lo que más curiosidad suscita al lector.

Esto se traduce en ganancias para el medio. Y por eso, el rumor seguirá estando presente en el período de ‘sequía informativa’. Sin embargo, en el pasado hubo un uso tan excesivo y descarado que llega a ser divertido recordar aquellas míticas portadas. Aquí están solo algunas de las muchas pifias que las grandes cabeceras de este país han protagonizado:

 

 

El periodismo deportivo y su afán por dar la exclusiva o primicia sin contrastar. El riesgo que se asume es dañarse con las propias predicciones y perder credibilidad. Ni Robben fue al Barça, ni Villa al Real Madrid. Pero algunos de los rumores que citan se cumplen, ahí está el argumento que les favorece. De 100 rumores, se cumplen 10, suficiente para quedar impune.

Aunque no deban considerarse informar, a todos nos gusta. Nos curiosea, nos hace desear que pueda ser cierto. Es parte del juego, es pieza clave en el mundo futbolístico. Y sin ellos ¿de qué se hablaría en los meses de verano?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *