Los cracks que Mourinho no supo aprovechar


Hablar de José Mourinho es hacerlo de un tipo peculiar, carismático y polémico a más no poder. Autodenominado como ‘The Special One’, más razón no puede tener su apodo. No hay otro como él. Técnico exitoso que deja huella en cada equipo que dirige, pero no todo son aciertos en el portugués. A pesar de ser un entrenador que sabe sacar buen rendimiento a sus jugadores, en su día no valoró el talento de unos jugadores que hoy son considerados cracks. Sí, no supo exprimir a los siguientes jugadores, que tuvieron que ‘huir’ de Mou para crecer futbolísticamente.

 

Kevin De Bruyne

El eje central del Manchester City en la actualidad fue desaprovechado en su día por José Mourinho. El talento belga llegaba al Chelsea como joven promesa desde el Werder Bremen alemán. No lo vio con buenos ojos sin embargo, pues el míster no confió en él y apenas pudo jugar tres encuentros de Premier y otros tres en Champions. Emigró de nuevo a alemania, donde resurgió como jugador top en el Wolfsburgo -incluso fue nombrado mejor jugador de la  Bundesliga en 2015-. A día de hoy es pieza clave en los éxitos del City de Guardiola, quien sí ha sabido darle galones. Kevin De Bruyne afirmó que le sirvió para crecer:

El Chelsea no confió en mí. Tuve la sensación de que no iba a jugar nunca. Tras esas experiencias, preferí ser vendido. Sin embargo, volvería a pasar por lo mismo otra vez.

De Bryune en 2013, en su intento de triunfar con el Chelsea (FoxSports)

 

Mohamed Salah

El jugador que más ha explotado en el fútbol mundial en la última temporada (con permiso de Mbappé, claro está) no tuvo la oportunidad de hacerlo en su etapa blue. Mourinho tuvo en sus filas al vigente bota de oro de la Premier y candidato a quedar entre los primeros al balón de oro. Aguantó más que De Bruyne -estuvo dos temporadas- pero finalmente optó por salir hacia el Calcio italiano en busca de minutos. Jugó en total 22 encuentros con el Chelsea en los que anotó 4 goles. José Mourinho, hace apenas unos meses, argumentó la salida del egipcio:

«Fuí yo quien se encargó de que Salah fichara por el Chelsea. No de venderlo. Pero vino cuando era demasiado joven, físicamente no estaba listo, mentalmente no estaba preparado, social y culturalmente estaba perdido y todo era difícil para él”

El rezo de un musulmán que tuvo que salir del Chelsea para ser hoy lo que es (Getty)

Romelu Lukaku

El ejemplo perfecto de jugador que ha callado bocas con su progresión. Lo caprichoso que es el destino a veces. En la temporada 2013/2014 era un jugador mediocre para Mourinho. Con el Chelsea jugó un máximo de cuatro partidos y buscó rápidamente una salida hacia Goodison Park. Allí, con la indumentaria del Everton, se consolidó como un delantero corpulento con mucho gol y bastantes recursos. De hecho, anotó 91 goles en las cuatro temporadas que estuvo. Paradójicamente, hoy es indiscutible para el Manchester United que entrena el propio Mou. Cosas del fútbol. Hoy puedes ser uno más y mañana convertirte en imprescindible.

En su día, desperdiciado. Actualmente, de los mejores delanteros y líder goleador del United (AFP)

Radamel Falcao

El Tigre vivió dificultades en su etapa como jugador de Premier. Tanto en el United de Van Gaal como en el Chelsea del entrenador luso, el ariete no terminó de cuajar por falta de continuidad. La temporada 2015/2016 la pasó en su mayoría sentado en los banquillos, superado por Diego Costa y sentenciado por un técnico que solo lo alineó en 10 partidos de liga. Cierto es que su paso por Inglaterra siempre estuvo en entredicho por venir de una grave lesión de rodilla (cuando jugaba en el Mónaco) que frenó su máximo nivel. Pero no disfrutó del protagonismo que esperaba, y reconoce que su relación con el técnico no era buena:

La relación con Mourinho fue turbulenta. Simplemente apostó por las personas que le dieron el título la temporada pasada.

Radamel Falcao tuvo que volver al Mónaco para acercarse al nivel que demostró en el Atlético (Getty)

Juan Cuadrado

Eléctrico y desequilibrante. Talentoso y con nivel para un grande. Ese era y es Juan Guillermo Cuadrado, el extremo colombiano que Mourinho dejó ir. Doce partidos en Premier League y uno en Champions en dos temporadas. Números que casi obligaron al parcero a encontrar un hueco en la Juve, donde sí tuvo la relevancia que necesitaba. Los brasileños intocables de Mou (Oscar, Ramires y William) y las buenas actuaciones de Pedro evitaron la progresión del actual atacante de la vecchia signora. Aunque la realidad es que Mourinho no quiso a Cuadrado, fue el Chelsea el que quiso ficharlo procedente de la Fiorentina.

Juan Cuadrado encaja en la Fiorentina y la selección, no en el Chelsea – Mourinho, antes de hacerse oficial el fichaje de Juan Cuadrado.

El colombiano no terminó de cuajar con Mourinho en un Chelsea con buenos extremos (chelseafc)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *